domingo, 12 de octubre de 2008

prima vera

enciende un cigarrillo y pierde su mirada en el punto de la pared en el que la encontró la primera pitada. está asustada. sabe que un escarbadientes no sirve para empujar una olla caliente porque el escarbadientes se parte y la olla sigue donde estaba. ahora también lo entiende. no quiere más lo que no puede y, aunque siente que no puede más, todavía está entera.

se levanta tan impetuosamente que no puede no notarlo. está enojada. lleva días encerrada sin darse cuenta y cree que no tiene por qué salir. cuando apaga el cigarrillo, se acuerda. nunca necesitó motivos para salir. se pone las zapatillas. no quiere más lo que no quiere y no quiere estar más ahí.

sale a la calle a buscar algo que le llame la atención. está aburrida. trata de adivinar en los gestos de la gente qué hacen para no sentir que pierden el tiempo. no sirve. trabajo de tiempo completo, problemas de pareja, comprar ropa para la nueva temporada, ahorrar para el auto, redecorar la casa, comprarse un chihuahua y hacer ya la reserva para la segunda quincena de enero en mar del plata no se acercan a lo que busca. no quiere más lo que los otros quieren porque a ella no le sale ser como los demás.

no puede dejar de pensar en lo triste y descolorida que le parece la gente con la que se cruza. su aburrimiento no tiene la misma resignación. ella no mira al piso cuando camina, ella levanta la frente y busca algo. su aburrimiento es optimista y ambicioso. ella está despierta y con los ojos enormemente abiertos porque busca algo que sabe que puede encontrar. ella quiere lo que quiere. no solamente no quiere ajustarse, sino que además quiere hacer el mundo que quiere. ahora tiene mucho que hacer, que pensar, que decir y contagiar.

después, probablemente y como siempre, va a olvidarse. por ahora, puede hacer del mundo lo que quiera.

4 comentarios:

manu dijo...

aprovechar en envión de soltura que genera tener una visión como la expresada en el escrito. aprovechar esa mirada particular que uno a veces tiene, aprovecharla y exprimirla porq no siempre se tendrá.

aprovechar.

Matías dijo...

Yo sí miro al piso cuando camino. Y además uso mayúsculas. Pero igual no me gusta hablar de mí *miente*.

cecita dijo...

leyendo esto se entiende un poco mejor lo bien que me siento por hacer que mires al frente, no?

Matías dijo...

Sí, pero no se muy bien cómo interpretar esta oración: "no puede dejar de pensar en lo triste y descolorida que le parece la gente con la que se cruza."

Me quedaría más tranquilo si agregas algo como "salvo Mati, claro."